One World Nuevo León y Consejo Pastoral de México se unen a Orar en el Mirador el Obispado

El evento fue conducido por el Payaso Cristiano Chocolate, participaron jóvenes de las iglesias Centros de Fe, Caminos de Restauración, Vástago Epicentro, Ministerios Misericordia,Centro Cristiano Samuel, Ebenezer Renacer, y Jóvenes del Consejo Pastoral de México.

 

Hicieron acto de presencia pastores y lìderes de Monterrey, como la Lic. Maria Luisa de la secretaria de Turismo del Estado de Nuevo León. Quien agradeció al Consejo Pastoral por apoyar a los Jóvenes de las iglesias cristianas para participar en el evento One World y traer la cede a nuestro Estado. Felicitó por las acciones realizadas durante 10 días promoviendo el amor de Dios en el pueblo Regiomontano.

Sabemos que el destino de nuestra patria por el dedo de Dios se escribió. Un destino de prosperidad no de calamidad. Hoy ya no se escuchan los violentos rugidos del cañón ni el choque de espadas ni el clarín con su bélico acento nos convoca a lidiar con valor.

 

   Sin embargo, estamos en guerra, un extraño enemigo profana con su planta el suelo de México, un enemigo silencioso pero mortal, que busca destruir nuestra sociedad cambiando el orden natural establecido por Dios para la familia. 

 ¡Satanás busca devorar nuestra carne y robar nuestra alma!

 


 

 

Más de 33 países coordinados es realmente sorprendente; El presbítero y escritor cristiano del libro El Rabino, Un venerable anciano Federico Elizondo Barrera, inició con una oración conmovedora pidiendo perdón a Dios por dañar nuestro Nuevo León  y motivando a los jóvenes a tomar acciones en beneficio de la población. Acciones que Glorifiquen a Dios.

 

Al final, pastores de diferentes denominaciones cristianas oraron por la ciudad y sus pobladores, por las autoridades, y Payaso Chocolate recordó a los jóvenes donde hay unidad hay bendición, frase que motivo a los jóvenes a correr para solicitar oración de los pastores de la ciudad.

Palabras del Presbitero Federico Elizondo Barrera.

 

El día de hoy este lugar es testigo de la unión de jóvenes y pastores con un fin común, llevar el evangelio a los más necesitados, a los marginados, a los olvidados.

 

Estar al pie de la bandera, me recuerda que si eres mexicano, en donde quiera que te encuentres, al escuchar el himno nacional su letra te hará vibrar, te hará llorar.

¿Te has preguntado el por qué?

 

Recordemos el siguiente fragmento de nuestro glorioso himno nacional:

Ciña ¡oh patria! tus sienes de oliva

de la paz el arcángel divino,

que en el cielo tu eterno destino

por el dedo de Dios se escribió.

Más si osare un extraño enemigo

profanar con su planta tu suelo, 

piensa ¡oh patria querida! que el cielo

un soldado en cada hijo te dio.

   



Radio Adicción Cristiana Internacional

 

En consecuencia, el hombre no solo se destruye a sí mismo, sino lastima la creación de Dios. Pero el Señor nos ha dado el evangelio de Jesucristo como la armadura para resistir al enemigo.

 

Porque—y cito la palabra—nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales. Efesios 6:12

 

El apóstol Pablo, nos presenta en su carta a los romanos, a la creación como a una madre que está sufriendo dolores de parto. Ella sabe que el sufrimiento es pasajero y muy pronto, tendrá a su hijo en brazos; la alegría de una nueva existencia la llena de esperanza. 

 

De igual forma, la creación sufre inmensamente, mientras espera la promesa de libertad que se cumplirá en la segunda venida de Cristo. No solo la humanidad, sino toda la creación, aguardan ansiosamente a Jesucristo. Animales y plantas, valles y montañas, ríos y mares, las bestias y las aves, aguardan y anhelan con ansiedad, la revelación de los hijos de Dios. 

 

El hombre contamina el aire, los mares, los manantiales y hasta los campos que le dan el alimento los envenena con pesticidas. 

 

El desequilibrio ecológico causado por el hombre, ha provocado tempestades violentas, tornados, huracanes, inundaciones y muchos otros males. 

 

No sólo sufre la creación de Dios, también nosotros los que tenemos al Espíritu Santo como un anticipo de lo que hemos de recibir, sufrimos y esperamos ansiosamente, que nuestra condición de hijos sea plenamente confirmada.En un tiempo futuro, la armonía será restaurada y el hombre será redimido de la maldición.  Por cuanto es seguro que la promesa de Dios se ha de cumplir.

 

Mientras llega ese día maravilloso que todos esperamos, aguardando pacientemente que Jesucristo regrese, debemos vivir tranquilos y confiados, no esperando lo que ya tenemos, que es la primicia del Espíritu. Sino, soportando con valentía las difíciles pruebas de la vida.

 

 En esperanza fuimos salvos, confiamos en la obra de Cristo en la cruz y recibimos la salvación. Nuestra vida en Jesucristo, se basa en la fe, la esperanza y el amor. La fe en Cristo lleva a la salvación y abre la puerta a la esperanza, que no existiría si todo se hubiera ya cumplido. Cuando la gloria de Jesucristo sea revelada a los hombres, la fe y la esperanza pasarán; Y al final, sólo permanecerá el amor.

   ¡Se fuerte, no temas, tu Dios vendrá! 

 

Mientras ese día llega, pongamos en práctica lo que el Señor nos pide:

Si se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14

 

Pastor Federico Elizondo Barrera

En el Obispado de Monterrey

Cierre de la campaña de One World

Octubre 10 del 2016

 


Escribir comentario

Comentarios: 0