¿Cómo funciona?

 


La aromaterapia actúa sobre nuestro sentido del olfato y mediante la absorción al torrente sanguíneo. Aproximadamente el 15 por ciento del aire que inhalamos se dirige al techo de la nariz, donde los receptores olfatorios transportan los olores directamente a una parte del cerebro llamada sistema límbico.

 

"Se cree que las antiguas civilizaciones usaban la aromaterapia de muchas maneras y por muchas razones como, por ejemplo, en el masaje, los baños, como medicina e incluso para embalsamar cuerpos".




El término aromaterapia fue creado por René Maurice Gatefosse (1880-1950), ingeniero químico francés, quien realizó investigaciones avanzadas sobre el efecto de los aceites esenciales en problemas físicos.

La aromaterapia se vale del poder curativo de las plantas, pero en lugar de utilizar toda la planta o parte de la misma, sólo se utiliza su aceite aromático. Esta sustancia o aroma potente se encuentra en pequeñas glándulas en ambas partes externa y en las partes más centrales de raíces, tallos, hojas, flores o frutos de una planta.

OJO: Hay diversas marcas de aromaterapia pero SHELEMÁ son productos realizados con materiales 100% naturales. No se arriesgue con productos sintéticos que dañarán su organismo.ç


Los aromas son nuestro contacto más íntimo con la naturaleza y tienen el poder de predisponer a dormir, a descansar, a estar alerta, a incrementar la creatividad, a bloquear la irritabilidad, a disminuir el dolor, a tratar el estrés, entre otros, porque el olfato es el más antiguo y quizás el más desconocido entre los sentidos desarrollado por el hombre.

Las sustancias odoríferas emiten partículas que son transportadas por el aire, y estimulan células nerviosas olfativas; tal estímulo activa el sistema límbico, que es el área del cerebro responsable de la memoria, y la emoción. La diferencia de nuestros productos es que al aplicarse entran directamente al sistema circulatorio a los 15 min de haberse aplicado superando los beneficios emocionales llevándolos a un beneficio físico.

 

Los aceites esenciales deben diferenciarse de las esencias que son productos químicos que imitan el olor de estos, son más baratos y no tienen las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales .

Por el Dr. Hugo Golberg, especialista en Fitomedicina, docente de la Universidad Maimónides. Docente del curso de Aromaterapia del Instituto de Formación Holística Dos Mundos.